Finca Casaes

Castillo de Oropesa

El castillo de Oropesa es una construcción ubicada en el lado norte de la villa de Oropesa (Toledo), localidad enclavada en el extremo occidental de la provincia de Toledo. Lo forman dos edificios, conocidos como el castillo viejo o “patio musulmán”, datado de los siglos XII y XIII y el nuevo, datado en los siglos XIV y XV, ambos adosados, el uno junto al otro.


La historia de estas construcciones pertenece, pues, a dos épocas sucesivas de la Edad Media, la musulmana (castillo viejo o “patio musulmán”) y la cristiana (castillo nuevo), pero que han seguido caminos paralelos, vinculados al devenir de la familia de los Álvarez de Toledo y al Condado del Señorío de Oropesa.


Tras un breve repaso de los acontecimientos acaecidos alrededor de la fortaleza, sabemos que, a finales de la Edad Media el Condado de Oropesa (con su castillo) apoyó las pretensiones de Juana la Beltraneja en su lucha por el trono de Castilla, frente a su tía Isabel la Católica, convirtiéndose la fortaleza en un foco de resistencia en el extremo occidental de la Meseta Sur.


En época Moderna el Condado se alió con Juan de Padilla, oponiéndose a las tropas del rey Carlos V, en las Guerra de las Comunidades de Castilla, convirtiéndose el edificio de nuevo en un importante centro de resistencia contra el poder real.


En época Contemporánea, a principios del siglo XIX, una vez que se extinguió el mayorazgo del linaje de los Álvarez de Toledo, el señorío pasó a depender de la villa de Oropesa y posteriormente a los Duques de Frías. Poco después, tras la Guerra de la Independencia y suprimidos los privilegios señoriales por la Constitución de Cádiz de 1812, los Duques de Frías lo vendieron de nuevo al Ayuntamiento de Oropesa.


Finalmente, el Castillo de Oropesa fue adquirido por el Estado Español, declarado Monumento-Artístico en 1923, Monumento Nacional en 1926 y en 1966 convertido en Parador Nacional de Turismo.