Finca Casaes

Cascada del Diablo

La Cascada del Diablo es uno de los saltos de agua más espectaculares y bonitos del valle de La Vera. Se trata de una sucesión de cascadas que se deslizan por la garganta angosta de Gualtaminos de forma escalonada de marmita en marmita. En total tiene una longitud superior a 20 m de longitud.

La mejor época para visitar el torrente de agua es en primavera con el deshielo procedente de la Sierra de Gredos o tras abundantes lluvias. Si se dan estos factores la cascada es realmente espectacular. De hecho, no se llegan a apreciar las gradas de agua, sino que se crea una sola cascada que se precipita hacia el valle en busca del río Tiétar. Seguramente el ruido ensordecedor del torrente de agua desbocado, sea lo que da nombre al paraje.

En verano también lleva agua, pero con un caudal más suave, y aunque en algunos lugares habíamos leído que era un lugar ideal para bañarse en las marmitas, a nosotros no nos lo pareció. Incluso, diríamos que es peligroso adentrarse en las pozas de agua, aun con poca agua. Pero cada uno que decida cuando esté allí.